10 junio 2013

Hollywood también tiene su cocina

Son obras que aunque escritas por plumas muy diferentes mantienen algunos puntos en común: carecen de violencia sangrienta y sexo explícito, no van dirigidos exclusivamente a ninguna audiencia en concreto, agradan tanto a mujeres como a hombres, adultos y jóvenes, y sus ventas se computan por millones de ejemplares. Los norteamericanos Michael Crichton, John Grisham y Tom Clancy han alcanzado el sueño de todo novelista: alcanzar la cumbre del éxito literario, tener a Hollywood a sus pies y convertirse ellos mismos en fulgurantes estrellas con cachés de cifras millonarias. 

Ahora mismo, las películas basadas en sus astutos textos triunfan en las pantallas norteamericanas. Algunas generan controversia, otras están siendo rodadas ahora mismo y todas llegarán a nuestras pantallas en otoño. El mercado español es hoy día uno de los que más interesan en Hollywood desde que España alcanzara el quinto puesto como potencia mundial recaudadora del cine norteamericano. 

En cuanto a recaudaciones se refiere, el de 1993 batirá récords como el más productivo verano de la historia del cine estadounidense. 

Responsable directo de ello es el fenómeno paracinematográfico en que se ha convertido en sólo seis semanas Parque Jurásico, que lleva recaudados más de 33.100 millones de pesetas. Si gracias al filme Steven Spielberg ha logrado remontar el fracaso de sus tres últimas películas, al autor de la novela, Michael Crichton, le ha convertido en el autor de moda al que Hollywood ha pagado ya 375 millones de pesetas por su próxima novela, aún sin escribir. Sin embargo, Michael Crichton no es un recién llegado. Nacido en Chicago en 1942 y graduado en Medicina por Harvard, inició su carrera literaria escribiendo novelas policiacas y de ciencia ficción, pilares de toda su obra posterior. 

Novelista de éxito como autor de «best sellers» llevados al cine (La amenaza de Andrómeda, El hombre terminal y Esfera), se convirtió él mismo en director de cine con sus propias obras (Coma, El gran asalto al tren, Persecución, Contra toda ley, Mirada mortal y, especialmente Almas de metal, en la que unos robots se revelaban contra los humanos visitantes de un parque temático, auténtico germen de Parque Jurásico). Crichton comenzó a escribir la novela de los dinosaurios en 1981 fascinado por el poder de los lagartos prehistóricos sobre la imaginación humana. 

Desde que se publicó en 1988, la novela ha alcanzado los diez millones de ejemplares en ventas (en España la publicó Plaza & Janés). Crichton trabajó en el filme durante ocho meses a partir de 1989 en los dos primeros borradores del guión, y se mostró de acuerdo con Spielberg, al que une una amistad de dos décadas, en suavizar los aspectos más sangrientos de la novela. 

La fama y gloria alcanzadas por Crichton se han visto incrementadas este verano tras el estreno de la adaptación cinematográfica de su última polémica novela, Sol Naciente, una película que, protagonizada por Sean Connery y Wesley Snipes y dirigida por Philip Kaufman, ha generado desde su estreno el pasado 30 de julio tanta o más controversia que la novela, a la que se acusó de racista, antijaponesa y xenófoba. Sol Naciente (publicada por Plaza & Janés el pasado año) es un «thiller» protagonizado por dos policías que, investigando el asesinato de una prostituta en los círculos de las altas finanzas niponas radicadas en Los Angeles, topan con una conjura japonesa para dominar Estados Unidos a través de las relaciones comerciales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario