19 enero 2018

La persecución de los morosos

Los principales bancos y entidades financieras del país encargan 300 informes diarios sobre morosos a los que les han perdido la pista o desconocen su solvencia, según datos de Detectys, la primera agencia de investigación económica del país y una de las primeras del continente radicada en el PTA malagueño. Estas empresas suelen acudir a este tipo de trabajos ya que reducen a más de la mitad la posibilidad de solventar sus deudas con estos clientes y rebajan el desembolso promedio de 400 euros mínimo que cuesta iniciar un proceso judicial contra el deudor de turno.

A la luz de los datos deducidos sobre 15.000 informes de este tipo se conoce que un 58% de los investigados por estos pufos son solventes, un 26 de dudosa solvencia y un 13 insolvente. En cuanto a su localización, «en casi un 40% de los casos el domicilio en el que la entidad trata de contactar es incorrecto, lo que hace inútiles sus esfuerzos en la etapa de recobro amistoso», determina este informe mientras que en el 50% de los casos la dirección está bien pero la predisposición es la de hacer mutis por el foro.

A pesar de lo que pudiera pensarse, los bancos y entidades financieras persiguen un tipo de morosidad más familiar que empresarial, 65% y 34% respectivamente y en todo caso lo hacen por un importe superior a 6.000 euros. El hombre o la mujer a la que buscan para cobrar es un individuo de 43 años de media y un 25% de ellos son extranjeros.


«Los últimos datos que estamos obteniendo en este sentido nos dicen que la mayoría de los morosos de nuestro país por número son ecuatorianos, marroquíes y colombianos, por este orden. En este sentido, los bancos fueron muy poco cautos antes de la crisis en ofrecer préstamos a gente que ni siquieran presentaban algo similar al DNI español, sino un documento acreditativo de identidad que lo expedían hasta los kioscos», nos asegura una fuente de Detectys.

Al margen de estas trescientas solicitudes de información diarias, una cifra bastante importante se suma en el capítulo de informes de confianza y riesgos. «Los bancos quieren saber también esos datos previos sobre quién le van a prestar su dinero y ahí todavía no son conscientes de la importancia de nuestros servicios porque están más preocupados ahora mismo en refinanciarse y recuperar lo que han prestado».

Otros campos sobre los que acuden a solicitar estos servicios tienen que ver con informes hipotecarios, «donde piden conocer el estado y uso del bien hipotecado y en casos, dónde se encuentra el que la firmó». Son un tipo de informaciones que también se incluyen en los mencionados de solvencia y localización pero en este caso son más específicos.

Negocio no tan en auge

La crisis haría pensar a cualquiera en el auge de este negocio, que se nutre de una morosidad que ha aumentado considerablemente en todos los sectores de la economía. «El verdadero boom de nuestras investigaciones llegó en 2009 pero ahora la demanda de nuestros servicios está estabilizada. No nos hemos beneficiado de la crisis ni de los problemas de los demás», indicaron desde Detectys que tiene 250 empleados y cincuenta de ellos son exclusivamente detectives.

En este sentido despeja dudas sobre los procedimientos que toman. «Los detectives de este tipo de trabajos tienen calle pero no responden para nada al prototipo de los de las películas. Nuestro detective va a registros mercantiles, notarias y no bucea tanto en redes sociales como la gente sospecha. Tiene un smartphone y sabe de nuevas tecnologías pero nada más», desacredita.

09 enero 2018

Viva Sony Ericsson!!

Cuando a Antonio Segovia, alcalde de Tabladillo, le llamaron de Sony-Ericsson para decirle que su pueblo, con 62 vecinos censados, había sido elegido para regalar a todos los habitantes el último modelo de la empresa, un Xperia X8 (269 euros precio libre sin operador), pensó que le estaban tomando el pelo. «No me lo creí hasta que volvieron a explicármelo». Ayer, la 'fiesta de la comunicación', como fue bautizada, hizo realidad la promesa.

Al son de dulzaina y tamboril, los pasodobles y la ternera asada con patatas panadera, los 62 vecinos censados, vestidos con sus mejores galas, recogieron cada uno su teléfono, bailaron de alegría y a lo largo del día recibieron clases de manejo para sacar partido al nuevo modelo. «¡Tiene hasta radio; a mí, déjemela puesta en Los Panchos, que la música de ahora no me va», pedía uno de los agraciados a los siete maestros que repartió por el pueblo la multinacional de las telecomunicaciones.

¡!Viva Sony Ericsson!, gritaron los vecinos cuando el último de los empadronados había retirado su bolsita con el «superteléfono» de aplicaciones Android; instrucciones especiales con Guia de fácil uso editada para Tabladillo en un desplegable; caja, funda, cables de cargador y colgador. Aurelio, Epifanio, Lorenzo, Vicenta, Rosario, Ana María y así hasta 62 nombres fueron pronunciados bajo la torre de la parroquia de San Clemente.

El primero el del pastor marroquí Modani Mohammed. Lleva tres años en Tabladillo y su mujer y las gemelas, de 3 años, han venido hace dos meses y se han censado. «¡Cuatro teléfonos le han dado!», señalaban sus vecinos.


No como Carmen y Paco, un matrimonio «de toda la vida de Tabladillo». «Pasamos la mitad del año aquí, cuando no queda nadie!», aseguraba ella. Pero, desde que se casaron, se empadronaron en Madrid. «¡No ha habido manera de convencer a los de Ericsson de que vivimos aquí; no estamos empadronados y nos quedamos sin teléfono!», lamentaban.

El director de marketing de Ericsson, Luis Javier Díaz-Iglesias, ofició ,junto con al alcalde, de presentador del evento, mientras que en el pueblo, (que en realidad es entidad local menor, perteneciente a Santa María de Nieva) se mostraban encantados con «tanto revuelo de televisiones y periodistas».

La publicidad de Sony-Ericsson será, con toda probabilidad, rentable. Decenas de periodistas hacían suyo el eslogan preparado: «Tabladillo se convierte en el pueblo mejor conectado de España, gracias al nuevo Smartphone de Sony Ericsson».

¿Por qué Tabladillo?. «Porque queríamos demostrar que con un teléfono de acceso a internet y con cientos de aplicaciones, da igual vivir en Tabladillo que en nueva York; se puede estar igual de conectado», señalaba el responsable de la idea.

«¿Has oído? Tabladillo como Nueva York, ¡Que se enteren!!», reía Tomasa Segovia Segovia. Los apellidos coincidían con sus ganas de hacer 'patria'. «¡A la cabeza de España. En algo!», se alegraba otro de los vecinos más jóvenes, Carlos, de 39 años.

Aurelio Anaya (86 años) y Piedad Herranz (79), llevan todo su vida viviendo en Tabladillo. A ellos, como a sus tres hijos, todos empadronados, les correspondieron 5 teléfonos. «Es la primera vez que nos regalan algo, y por vivir en nuestro pueblo», señalaban muy ufanos.

El alcalde se mostró pletórico y dispuesto a hacer olvidar las «penas telefónicas» pasadas. Tabladillo, como muchos otros pueblos de España, no tuvo más que un teléfono público durante medio siglo y los cuarenta números fijos no llegaron a las casas hasta mediados de los años noventa.

Desde ayer, todos tienen móvil, y pueden conectarse a internet, convirtiendo la localidad, en plena carretera de Segovia a Arévalo, en el pueblo español con mayor penetración de Smartphones: «una cuota del 100%», recordaban los representantes de la multinacional.

Los músicos lamentaron -como lo hacían los miembros de la Guardia Civil allí presentes- no estar empadronados en Tabladillo y haberse perdido «un regalazo».

04 enero 2018

El teléfono de Apple para este año

Google ya es uno de los grandes en telefonía móvil. Su sistema operativo Android ha crecido de forma exponencial durante este año y se encuentra ya entre los primeros puestos en cuota de mercado, ayudado por su estrategia multimarca -Samsung, HTC, Motorola, Sony Ericsson, entre otros, fabrican teléfonos Android-. Se calcula que este año se cerrará con más de 55 millones de teléfonos Google vendidos. ¿Revolución? Sin duda. Mirando hacia atrás sólo tres años es fácil ver cómo el iPhone y los posteriores modelos de Android han cambiado el panorama de la telefonía móvil, impulsando la era de los teléfonos inteligentes. Hoy casi un 23% de los españoles cuenta con un smartphone, un teléfono con el que es posible acceder a la Red y navegar por las mismas páginas a las que se accede a través de un PC. Pero la gran revolución está en las apps, las aplicaciones, un mercado prácticamente inexistente hace sólo dos años y que podría llegar a mover más de 13.000 millones de euros en un par años, según la consultora Research2Guidance.

EL MÁS COMPLETO
Es difícil mantenerse al día en el mundo Android, un mercado en el que cada mes aparece un nuevo teléfono que promete tenerlo todo. El Galaxy S de Samsung lo cumple. Es el terminal más completo y uno de los pocos que se ha actualizado a la última versión del sistema operativo de Google, la 2.2. Se presenta con una pantalla de dimensiones casi cómicas (4 pulgadas) pero el resultado funciona, y muy bien. El teléfono tiene potencia suficiente para mover con soltura incluso los juegos más avanzados de la plataforma. Se echa en falta un flash en la cámara de cinco megapíxeles, pero es fácil perdonar el olvido al mirar el brillo de la pantalla SuperAMOLED, exclusiva de la compañía coreana.


¡MENUDA PANTALLA!
Incluso el fan más acérrimo de Google reconoce que la pantalla del iPhone 4, el teléfono de Apple para este año, es la mejor que se ha puesto jamás en un teléfono. El móvil de la manzana aterrizó en junio rodeado de polémica por la facilidad para encontrar un punto débil de recepción de antena. Superado el tropiezo inicial, Apple parece haber dado nuevamente con un producto casi redondo. La alta densidad de píxeles de la pantalla de 3,5 pulgadas hace increíblemente cómoda la lectura de webs y textos en el teléfono, que viene acompañado, en esta ocasión, por una cámara de cinco megapíxeles con flash y una cámara frontal para videoconferencia. Es el smartphone más delgado del mercado -no el más ligero- y brilla especialmente al ponerlo junto al enorme catálogo de aplicaciones y juegos disponible, tres veces superior al de su plataforma rival, Android. Si fueran capaces de fabricarlo en blanco.

RESURRECCIÓN
En Nokia, los últimos tres años han sido de todo menos tranquilos. Acostumbrados a marcar el ritmo de los avances en telefonía, la compañía finlandesa se encuentra ahora con un mercado en el que, a pesar de mantener la primera posición, parece ir a rebufo de otras marcas. Lejos de rendirse, ha centrado sus esfuerzos en producir uno de los mejores terminales con sistema operativo Symbian. El N8, la nueva estrella del catálogo de la compañía, no sólo es un gran ejercicio de diseño, sino también uno de los teléfonos con mejor cámara que hemos visto. La resolución es de doce megapíxeles -graba también vídeo en HD- y la alta calidad de la lente saca el mejor partido posible de ellos. Gracias a la conexión HDMI integrada y una nueva versión de Symbian diseñada para el mundo táctil es uno de los reproductores multimedia más versátiles. Un excelente trabajo, aunque aún queda mucho por hacer.

29 diciembre 2017

Todos quisimos siempre un scalextric

1 SCALEXTRIC
Es el rey de los regalos frustrados. El 15,8% de los encuestados declara tener este circuito clavado como una espinita. Lo pedían año tras año, pero nunca llegaba. Para resolver esta deuda con la infancia, ha salido al mercado una nueva versión, el circuito Central Unit. Un trazado en el que se puede competir con tres coches de Fórmula 1 al mismo tiempo e incluso ampliarlo para otros tres más. Además, ofrece la posibilidad de adelantar a sus rivales por el mismo carril para una competición más vibrante. Tiene un precio de 250 euros.


2 BICICLETA
Las dos ruedas son un fijo de estas fechas, así lo demuestra que el 11,5% cite la bici como ese obsequio que siempre pidió y nunca llegó. Para acabar de ponerle los dientes largos, este modelo es el más lujoso del mundo. Es de la firma Aurumania, especialista en diseñar modelos extravagantes y exclusivos. Está realizada a mano y tiene una estructura de oro adornada minuciosamente con 600 incrustaciones de cristal. El manillar y el sillín están forrados de piel marrón chocolate. Se trata de una edición limitada a 10 unidades y cuesta 80.000 euros.

3 MOTO
El 9% de los votos se ha decantado por la velocidad y siempre ha soñado con conducir una moto. Este modelo es el CVO Ultra Classic Electra Glide, una Harley de lujo. Está fabricada a mano e incorpora accesorios exclusivos, pintura y colores a petición del cliente. Posee un chasis modular para mayor agilidad en la maniobra, más capacidad de carga... A partir de 42.500 euros. Por P.L.

4 PERRO
Los Reyes Magos suelen manejarse con prudencia cuando de mascotas se trata. Por eso, un 7,8% de los encuestados confiesa que el perrito es su deseo no cumplido. Los niños se conforman con cualquiera, pero nosotros le proponemos este galgo afgano de pelaje impecable: sedoso, fino y largo. Por ello, es recomendable cuidarlo diariamente para evitar enredos y que luzca en todo su esplendor. Posee cabeza alargada, ojos almendrados y grandes orejas. En sus orígenes fue un perro de caza, pero en la actualidad es el mejor compañero. Un cachorro de esta raza cuesta alrededor de 1.150 euros. Por P.L.

5 TELEDIRIGIDO. Con el Mini Cooper podrá volver a la infancia y satisfacer los deseos de ese regalo fallido de Reyes deseado por el 5,4% de encuestados. Juegue a conducir el coche (mide 179x98x74 mm a escala 1/20), bien utilizando la rueda del smartphone o los botones de aceleración y dirección a través de la pantalla táctil. Es compatible con los smartphones y ciertos tablet PC con Android. Cuesta 59 euros. Por Francisco Bautista.

6 VIAJE. El más solicitado por los niños es ir a Disney World, un destino que el 5,3% de los encuestados nunca pudieron conocer porque nunca se lo regalaron por Navidad por más que insistieron. Ahora pueden llevar a sus hijos y que sean ellos quienes disfruten de los personajes Disney. El viaje (desde 961 euros) incluye el vuelo con salida desde Madrid o Barcelona, cinco noches de hotel en régimen de alojamiento y entrada al parque cuatro días pagando un suplemento de 220,50 por persona.

7 COCHE. Es un clásico en la carta pero nunca llega, así lo confiesa el 4,8% de los lectores. El Rapide es el primer Aston Martin con cuatro puertas, cuatro plazas igual de cómodas y un portón trasero con un maletero ampliable. Incluye un motor V12 de 470 caballos, tracción trasera y cambio automático de siete velocidades. A partir de 207.960 euros. Por Ana Montenegro.

8 ORDENADOR Ahora casi todos tenemos uno en casa porque es imprescindible, pero hace unos años era un objeto de lujo. Deseado por el 4,7% de los encuestados, seguro que uno de los modelos más demandados fue el mítico Amstrad, muy popular en los años 70 y que hoy es un objeto de coleccionista. En el portal de subastas Ebay podemos hacernos con un teclado por 30 euros y un monitor a partir de 50 euros.

9 VIDEOCONSOLA. Fue objeto de deseo para el 4,7% de los encuestados. Hemos querido recordar la Sega Master System, sí, esa que soplábamos cuando se calentaba.

10 VIDEOCÁMARA. Si hubo un modelo que revolucionó el mercado, fue la Handycam CCD-M8 de Sony. Lanzada en 1985, fue la primera videocámara ligera (menos de un kg de peso) que permitía filmar sólo con una mano. De esta forma, la grabación dejó de ser exclusiva de los profesionales. Se sitúa en el décimo lugar de regalos frustrados con el 3,2% de los votos.

30 octubre 2017

Así son los cumpleaños de los niños de papá

Ya está bien de piscinas de bolas, bolsas de patatas fritas, hamburguesas recalentadas, aburridos cuenta cuentos o payasos de pega. Los niños de papás pijos quieren algo con más clase y glamour. Algo menos visto. Fiestas tematizadas que hagan realidad sus sueños de ser piratas, desfilar como modelos en la pasarela o hacerse un spa, sólo para niñas, con sesión estética y maquillaje. Y de colofón, regalos únicos que envidiarán los amigos, incluidos talleres de percusión o de cocina para aprender a hacer galletas decoradas.

Todo esto y algo más lo ofrece un nuevo espacio que abrió hace poco en Valencia, muy cerca del Mercado Colón: My Little Republic, punto de encuentro de papis y mamis mimadores, que desean proporcionar a sus vástagos otras experiencias, lo mejor de lo mejor.

Dos jóvenes madres valencianas, la abogada Paloma Tárrega y la ingeniera de caminos Laura Gil, son las artífices de este proyecto a imitación de locales de este tipo que existen en Nueva York y otras capitales cosmopolitas. Mucho diseño en blanco diáfano y alegres notas de color. Un estilo que se concentra en el logo, una torre Eiffel de puntos cromáticos con alas.

Con esa impronta cosmopolita y chic -Laura vivió varios años en París- My Little Republic combina una cafetería cozy abierta al público y con menú de mediodía, un playscape creativo y una boutique con productos de importación. Organizar una fiesta de comunión o cumpleaños para quince niños, buffet infantil con sweet table incluida, vale 450 euros.

«Contratar a un animador o cuenta cuentos por dos horas para una fiesta privada vale 300 euros y, además, hay que comprar la comida, la decoración y la piñata. Luego está el trabajo previo y la limpieza final», resume Paloma Tárrega. «Aquí los padres no tienen que preocuparse de nada, incluso pueden comprar los regalos».

Con el apoyo de un grupo de profesionales de distintas áreas, la fórmula de My Little Republic incluye talleres para padres, cursos de cocina para adultos y niños y fiestas de cumpleaños, comuniones y bautizos tematizados. De piratas, de indios y vaqueros, del mundo submarino, etcétera. El próximo otoño se organizarán los tea times para que las madres practiquen inglés sin complejos.

Una novedad son las baby showers, una fiesta dedicada a las madres primerizas en su séptimo mes de embarazo en la que sus amigas le ofrecen obsequios y cariños. Otra costumbre que llega de América.

Entre los productos de importación, las cestas de picnic hechas a mano y de tela de los suecos Oscar & Ellen, y las modernas medallas y otros diseños de Cristina Serrano, Haciendo el indio.
Trousseliar o Coloriqué son otras marcas selectas de la boutique. Además CD para niños de los grandes contemporáneos: Madonna, Mecano, The Beatles, Marley, etcétera.

09 septiembre 2017

Marrakech un placer para los sentidos

Sensual hasta el tuétano, Marrakech, eternamente en boga, es lo mejor que puedes regalarle a tus sentidos. Lo ha sido siempre, pero lo es hoy más que nunca porque al hechizo de la Medina se une una explosión de riads boutique, terrazas chill out y sofisticados spas que coronan el atractivo milenario.

Es el contrapunto ultramoderno a la belleza de palacios y jardines, al aroma de la jaracanda, al bullicio de la incomparable plaza de Jemma el-Fna y la quietud de las viejas paredes del Atlas... La ciudad roja está haciendo lo imposible para seducir aún más al visitante, con buenos resultados.

El viaje a la modernidad, acelerado en los últimos diez años, ha añadido tonalidades al tapiz variado de visitantes. Bohemios, sibaritas, celebrities y soldados rasos del low cost siguen entrando a buen paso por las 24 puertas que perforan sus murallas, pero la antigua ciudad imperial tiene ahora un amplio catálogo de lugares donde reina el ambiente chic y la estética vanguardista al servicio del urbanita más hedonista. Brotando aquí y allá, como una vez surgieron los infinitos puestos del fascinante zoco, Marrakech se está cubriendo de hoteles, restaurantes y tiendas de moda que quieren competir con las metrópolis europeas más cosmopolitas.

Si pide una mesa en la soleada terraza del Keshmara (3, rue de la Liberté), en pleno corazón del barrio de Guéliz, podrá verlo con sus propios ojos. Un día entre semana, a las 13:30, un joven marroquí trabaja en un portátil Mac mientras una pareja charla cóctel en mano contra el blanco impoluto de este local futurista y desconcertante, salpicado de pinturas contemporáneas y sillas del diseñador danés Verner Panton. Es tal vez menos evocador que el minarete de la mezquita Kutubia, el faro islámico que rompe un skyline bajo de caóticos tejados y puntas de palmeras. Tampoco se oye la llamada del muezzin a la oración, ni el retumbar de los tambores cuando cae la noche en el corazón de Marrakech, pero son locales como éste los que están poniendo a la antigua ciudad imperial bajo el radar mundial de los destinos trendy, es decir, los de últimas tendencias.

Aquí, en la ville nouvelle, donde se asentaron los recelosos franceses huyendo del polvo de la Medina, es donde la tranformación ha ido más lejos. Las muestras de art decó que enseñoreó el lugar el siglo pasado compiten ya en desventaja con los espacios minimal de estos garitos un tanto pretenciosos y regentados casi en su totalidad por empresarios franceses.

En la rue Mohamned El Beqqal, por ejemplo, la fachada del hotel Le Bad nada hace sospechar que se encuentra ante un hotel de diseño decididamente singular, a años luz de los más tradicionales hoteles-riad (las casas típicas marroquíes con un patio central). Nada que ver tampoco con los suntuosos resorts del Palmerai, el oasis elitista de las afueras de Marrakech. Le Bab es diferente. Sofisticado. Urbano. Un mundo inventado en blanco negro cuyo único vínculo de unión con lo marroquí son las fotografías costumbristas de su hall.

Es también un concepto diferente porque al contrario de otros hoteles de lujo, pongamos La Mamounia, esa leyenda de la ciuda roja, vive abierto al exterior. Y es que Bab significa 'puerta' y cuando el sol empieza a flaquear se convierte en un glamouroso club donde tomarse la primera.
A la hora del aperitivo, que para los marroquíes es antes de la cena, entre las 6 y las 8, merece la pena subir al Cielo de Le Bab. En la azotea de este hotel cubierta de piedrecitas y cómodos sofás, se encontrará música chill out y un personal experto en mojitos y baudoir (un cóctel de fresa, kiwi, frambuesa y vodka). La copa cuesta 80 dirhams (cerca de 8 euros) , un precio muy europeo.

Antes de que caiga del todo la noche sigue siendo obligatorio acercarse al universo mágico de Jemma el-Fna y su espectáculo de encantadores de serpientes, aguadores, danzadores, cuentacuentos, pitonisas y tatuadoras de henna. Entre los mil y un aromas reconocerá el de cordero asado, perfecto estímulo para ir a cenar a La Tangia (14, Derb J'did, Hay Essalam), un elegante restaurante oriental situado entre los palacios de la Bahia y El Badi y perfecto para devorar una pastilla de pollo o, si se atreve, de pichón. La Tangia presume de combinar sutilmente el art de vivre marroquí con los detalles occidentales. Aquí, mientras se derriten las velas en la terraza de su último piso, con vistas al barrio hebreo, interrumpen la velada infinitos destellos de cuentas y monedas que orbitan alrededor de enloquecidas caderas... son las bailarinas de la danza del vientre que al entrar en escena disparan la sensualidad del momento. Pero son las 10:30 en Marrakech y la noche marroquí no ha hecho más que empezar.

Si está en la ciudad roja durante un fin de semana puede quedarse perplejo de la cantidad de lugares consagrados al magnetismo de la noche y a la clientela internacional. Ya es un clásico el sexy y caótico Comptoir Darna (avenue Echchouada, Hivernage) con latidos electrónicos y suntuosa decoración oriental. En la carretera hacia Ourika, dejando Pachá a la izquierda, Bo-Zin (Route de l'Ourika 3.5 km) es el punto de encuentro de la gente guapa de la ciudad. Expatriados y locales vip vienen a este restaurante por la atmósfera chic y la fusión tailandés-francés-marroquí de su menú. Su espectacular jardín de bambúes y palmeras, con haima incluida, merece la pena el trayecto en coche.

Ya por la mañana, no hay que perderse otro jardín, el bellísimo Majorelle, oasis idílico de especies botánicas del desierto legado del artista francés Jacques Majorelle (avenue Prince Moulay Abdellah). Un icono inmortal de la moda, Yves Saint Laurent, rescató el mosaico natural de lirios, cocoteros, bambúes y plátanos del abandono y hoy descansan aquí sus cenizas. Hay que respirar hondo en Jardín Majorelle para preservar ese bálsamo de tranquilidad que transmite, un lujo que no se alcanza desde luego en la vibrante Medina, donde las sensaciones se reciben a trompicones.

Larga vida al zoco
Ya sea para llevarse unas babuchas típicas, una alfombra, una lámpara o unos sabrosos dátiles para reponer fuerzas, cómo no ir al viejo zoco, laberinto interminable de la compra callejera. Perderse no sólo es facilísino sino imprescindible para observar cómo trabajan los artesanos, los curtidores, grabadores, los herreros... y transportarse a un mundo inquietante de herramientas arcaicas y habilidad manual. Si no ha conseguido deshacerse del hechizo del bazar, pero necesita un descanso, el Café Árabe (184, rue Mouassine), con sus excepcionales vistas de la ciudad y ambiente cosmopolita es una apuesta con mucho estilo donde encontrará a muchos residentes extranjeros.

Más selecto y elegante, Le Foundouk es, por su calidad y su buen gusto, un restaurante que gusta a ilustres nombres del papel couché. Tiene un encanto añadido y es que hay que perderse para llegar hasta él. Como punto de referencia hay que tomar la madrasa de Ben Yusef (Place Ben Youssef), una auténtica joya herencia del siglo XIV, cuando Marrakech era uno de los centros islámicos y culturales más importantes del mundo.
La escuela coránica, de marcada influencia andalusí, es una impresionante edificación que llegó a albergar a 900 estudiantes. Subiendo desde aquí por la Souk El Passi se descubre una parte muy misteriosa de la ciudad, donde las caravanas comerciales paraban para pasar la noche. Ya destartaladas, quedan pocas de estas fondas medievales.

Una, sin embargo, está perfectamente reconstruida y alberga el amplio y luminoso Foundouk, donde la especialidad de la casa es un delicioso tajín (cordero que se deshace en la boca y que antes ha estado en la cocina un mínimo de cuatro horas, a veces toda la noche). Los camareros, uniformados con trajes tradicionales, son impecables. El Foundouk cuenta entre sus clientes recientes con Giorgio Armani o la actriz de Sexo en Nueva York, Kim Cattrall (la segunda entrega, por ciento, de la película se estrena esta semana en Estados Unidos y está rodada en Marrakech) así que, como se imagina, es imprescindible reservar mesa.
Las compras de Guéliz
Ha llegado la hora de conocer a fondo otra vertiente del Marrakech de hoy, el otro shopping que ofrece la ciudad nueva. Las compras en Guéliz son mucho más relajantes, tanto como quiera, porque se compra al estilo occidental, es decir, no hay regateo. Sus numerosos anticuarios, tiendas de moda y de diseño ofrecen una ventana al más moderno Marruecos.

En el Passage Ghandouri, donde brilla la alpaca y el bronce, compran adinerados clientes europeos y marroquíes. Aquí encontrará Yahya Création y Decoriente, considerados como dos grandes artesanos de la decoración de lujo. Para encontrar piezas antiguas marroquíes, en la rue de la Liberté, Mamounia Arts Gallery y Darkoum, son dos anticuarios muy tentadores. Al final de esta calle, en la esquina con la avenue Mohamend V, está Intensite Nomade, la boutique de moda de la diseñadora Frédérique Birkemeyer, cuyos caftanes europeizados han cosechado enorme éxito entre clientes muy conocidos, como la española Elena Benarroch.
Y para conocer a los creadores emergentes de la ciudad roja hay que aventurarse a Sidi Ghannem, punto de encuentro de artesanos y artistas a unos 15 minutos fuera de Marrakech, por la carretera hacia Safi. Este conjunto de naves industriales está considerada como la zona cero del diseño marroquí y cada día gana más adeptos.

Hay un poco de todo, así que entre fábricas destartaladas de mayoristas se encuentran estudios como el de Laurence Landon, una experta francesa en cristales que trabaja con orfebres locales, y los laboratorios de estética como Les Sens de Marrakech, una marca consagrada al famoso aceite de Argán.
Porque el llamado oro líquido de Marruecos no sólo se encuentra en empolvados frascos en el zoco, sino en sofisticados tarros al estilo Body Shop. Marrakech ya no da puntadas sin hilo.

14 agosto 2017

El universo del vintage

El universo del vintage no siempre trae buenos recuerdos. Cuántas veces uno ha salido con las manos negras de una tienda de segunda mano después de haber estado rebuscando entre el género alguna joya que llevarse a casa. Y cuántas las que, a la hora de probarse un vestido o una camisa, uno se pregunta quién los habrá llevado antes con gesto de suspicacia. Por no hablar de lo desastre que son muchas tiendas de segunda mano en Barcelona, en las que el género está desordenado, no siempre todo lo limpio que uno desearía y su precio hinchado.

Marisol Simó lleva prácticamente toda la vida vistiendo ropa vintage. Es una experta rastreadora de mercadillos, el 80% de sus vestidos son de Beyond Retro (la catedral del vintage, con sucursales en Inglaterra y Suecia) y tiene un instinto especial, desarrollado a lo largo de años de práctica, para detectar las pocas tiendas que quedan regentadas por señoras mayores en las que todavía se exponen pijamas para niños y ropa interior de franela en el escaparate. Pero no encontraba en Barcelona su tienda de ropa vintage ideal. Así que decidió aventurarse y montarla ella misma.

Bless that dress tiene nombre de boutique inglesa de los 60, pero no podría ser más española. Se abastece de stocks de tiendas y fábricas españolas, de Cartagena a Barcelona pasando por Valencia y Murcia, que en algún momento cerraron y dejaron grandes cantidades de polos, camisas, shorts y vestidos en el limbo, empaquetados y guardados a oscuras desde la década de los 40, los 60 y los 70. Esperando a que se hiciera la luz. Hasta que llegó esta pelirroja murciana afincada en Barcelona desde hace años (solista en sus ratos libres del grupo de pop Evripidis & His Tragedies) y decidió darles una segunda oportunidad. Bless that dress lleva desde enero rescatando del olvido del almacén muchas piezas únicas, diseños 100% españoles que poco le tienen que envidiar a la ropa importada de otros países. Aunque seguramente lo que hace especial a la selección es que se trata de productos de primera mano que nadie ha usado antes. 

«El concepto es recuperar piezas de una época en la que la ropa era algo importante y cuestiones como el diseño, el corte y la singularidad tenían una verdadera trascendencia. Poca gente se imagina la diferencia que hay entre un zapato hecho hace tres décadas y uno actual. En el tipo de cuero, el acabado, la calidad. La idea era poder vestir ropa de calidad de estilo retro a precios como los de Zara, sin timos de por medio. Y como poco, poder emular a nuestros padres cuando eran jóvenes y yeyés», explica Marisol. De momento, Bless the dress opera de forma online, a través de un blog y una página en Etsy, la web de comercio de productos artesanales.