04 mayo 2013

Una buena banda ancha para el móvil

No sé si se habrán fijado que cuando hablamos de los teléfonos o las tabletas que llegan al mercado español no solemos poner el foco en el 4G o LTE. En nuestro país el despliegue de redes de cuarta generación, también conocidas como Long Term Evoution (LTE) parecía irremediablemente aplazado al año que viene que es cuando la Administración entregará el conocido como dividendo digital, es decir, las frecuencias de 800 megahercios que hasta ese momento emplearán las cadenas de TDT. Sin embargo, una de las tres operadoras principales en España parece que ha decidido cambiar de táctica y descolocar al resto.

Hasta el momento, Movistar, Vodafone y Orange se controlaban con cautela con el rabillo del ojo mientras podíamos oír declaraciones en el sentido de que no se lanzarían a desplegar sus redes de ultrarrápida velocidad hasta no contar con el dividendo digital. La ventaja de las frecuencias de 800 megahercios es que no sólo multiplican la velocidad tanto de subida como de bajada, sino que aportan mayor calidad en las transmisiones, tanto de voz como de datos. La mejora de cobertura y de estabilidad se notará fundamentalmente cuando se viaje a velocidad y en interiores. Ése es uno de los motivos que aducen los operadores para esperar hasta el nuevo reparto, aunque hay otro no menos importante: es más barato desplegar la red de 800 que la de las otras bandas disponibles -1.800 y 2.600 megahercios-.

Si bien la cobertura en interiores y la estabilidad de la conexión cuando se viaja son aspectos importantes, el verdadero banderín de reclamo de la cuarta generación de redes es la rapidez. Cuando la red esté desplegada, se podrán alcanzar velocidades teóricas máxicas de bajada (tráfico de datos hacia el dispositivo móvil) de hasta un Gigabit por segundo en el caso del LTE Avanzado; mientras el LTE convencional podría alcanzar los 300 Megabits por segundo, mucho más rápido que la velocidad que ofrece la fibra en cualquiera de sus modalidades actualmente: hasta 100 Mbps.

Cuando se contrata una línea de móvil, se puede optar por incluir una tarifa plana de datos que no suele superar el Giga, es decir que a lo largo de un mes usted puede consumir la cantidad de datos que estas nuevas redes pueden descargar en un segundo, así que, con toda probabilidad, la implantación de la nueva generación de telefonía traerá aparejados nuevos planes de datos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario