18 mayo 2013

Los consumidores de telefonía de Sevilla andan descontentos


Una decena de afectados ha denunciado de Andalucía la proliferación de una estafa telefónica que habrían padecido ya, al menos, centenar y medio de sevillanos.

Según los autores de la denuncia, el método utilizado por los timadores comienza con un mensaje. Los usuarios reciben un aviso, bien mediante mensaje de voz o mediante uno escrito, en el que se les ofrece participar en un «magnífico sorteo de un viaje» a Londres, a Cuba, a Italia o a París según los casos.

El remitente del mensaje siempre dice actuar en nombre de la operadora con la que trabaja el receptor. Han utilizado los nombres de Movistar, Amena o Vodafone, aunque también hay casos en los que el mensaje de voz aparece en un teléfono fijo y los timadores se hacen pasar por trabajadores de Telefónica.

Para entrar en el juego, los estafadores dejan en el mensaje un número de teléfono que empieza por 906. Los incautos o los que desconocen que esos números son de pago -en los que las operadoras aplican las tarifas más altas que llegan a superar el euro por minuto y en el que el receptor recibe un porcentaje del coste de la llamada- responden al mensaje para participar en el sorteo y poder aspirar al inexistente.

Cuando los estafados devuelven la llamada se encuentran con una grabación que les somete a una larga encuesta con pregunta sobre sus hábitos de consumo en telefonía y sus preferencias en distintos apartados. La grabación dura alrededor de cinco minutos, puesto que a mayor duración de la comunicación, más ingresos para los receptores de la llamada.

A cada estafado, la llamada le cuesta entre 500 y 1.000 de las antiguas pesetas, lo que no supone un gran escarnio para sus economías, pero multiplicar esta cifra por el número total de posibles víctimas demuestra los grandes beneficios que podrían estar logrando los estafadores.

Los familiares de algunos afectados, al sospechar de una posible estafa, se pusieron en contacto con las operadoras. Todas negaron haber puesto en marcha ese tipo de iniciativas y mucho menos utilizar un número de pago para recibir las respuestas.

Todos los servicios de atención al cliente, al oir el número de teléfono que era ofrecido para 'participar' en el sorteo contesta de forma unánime: «Es un timo».

Los afectados han acudido a recabar información a sus asociaciones de vecinos y a colectivos de consumidores, que les han informado que los estafados podrían superar ya los 150 en el término municipal de Sevilla.

Los autores de la denuncia aseguran que los timadores llaman -preferentemente- a personas mayores y pensionistas en la creencia de que tienen menos conocimiento sobre telefonía y es más fácil caer en el engaño.

Este aspecto hace pensar a los afectados que los timadores manejan algún tipo de listado.

Representantes de las principales compañías de telefonías afincadas en Sevilla coinciden al señalar unas medidas preventivas básicas para evitar este tipo de estafas telefónicas que han proliferado en los últimos meses. La primera consiste en recordar que todos los teléfonos que empiezan por 906 son de pago, es decir, ninguna compañía pública va a ofrecer ningún servicio teóricamente gratuito con ese prefijo y, cuando lo haga, debe anunciar o comunicar previamente el coste de la llamada por minuto, según obliga la nueva Ley de Telecomunicaciones. Como medida preventiva general, todas las operadoras recomiendan no contestar a mensajes de procedencia desconocida, llamadas que no empiecen por el número 6 o de contenido sospechoso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario