16 mayo 2014

Orange pide que se vete la compra de Canal+

Los operadores de telecomunicaciones alternativos a Telefónica salieron ayer al paso de la oferta de esta última para quedarse con Canal+ por 725 millones de euros pidiendo a los reguladores celo en la vigilancia de la competencia en los mercados. 

Esa oferta ya ha sido aceptada por Prisa, tal y como comunicó esta última ayer a la Comisón Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Orange, el tercer mayor operador de telecomunicaciones, solicitó directamente a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) que impida la operación; Vodafone, que está pendiente de que los reguladores den luz verde a la compra de ONO, solicitó condiciones que impidan lo que considera que puede ser un nuevo monopolio.

Con la operación, Telefónica pasaría de controlar un 22% al 78% del capital de Canal+ contando con Mediaset como único socio relevante. Juntos, Telefónica y la actual filial de Prisa, dominarían el mercado de la televisión de pago con una cuota del 80%, según Orange. 

El hecho de que los operadores sean más beligerantes es comprensible si se tiene en cuenta que todos ellos apuestan por la fibra óptica como nuevo pilar de su modelo de negocio y que los contenidos televisivos de pago dan sentido a las inversiones en fibra óptica. 

Vodafone acaba de pagar 7.000 millones para comprar ONO, precisamente por su red de alta velocidad que llega a siete millones de hogares. Tiene, además, un acuerdo con Orange para invertir 1.000 millones en despliegue de fibra óptica, una carrera en la que Jazztel gastará entre 450 y 600 millones.

"La operación tiene un potencial altísimo de daño a la competencia", resumió Vodafone señalando la posición de dominio resultante en los mercados de telecomunicaciones, la TV de pago, derechos exclusivos sobre contenidos televisivos. 

"Salvo que quedara sujeta a condiciones y obligaciones de distribución y comercialización muy estrictas, se reforzaría hasta extremos casi irreversibles la estrategia de exclusión del mercado que ha ido siguiendo Telefónica en cuanto a la fibra", señaló el operador.

Las televisiones privadas y los anunciantes evitaron pronunciarse públicamente, aunque en privado expresaron su convicción de que las condiciones serán muy duras. 

Así lo expresan fuentes del sector: "En primer lugar, Telefónica tendría capacidad de sacar del mercado derechos deportivos que se proponga adquirir en exclusiva, contando además con que Mediaset tiene canales en abierto y también es accionista de Canal+, con un 22%. 

En segundo lugar, cada vez que Telefónica haga una oferta de sus productos, como combinar telefonía móvil y televisión de pago, debería ser observada con lupa para que la oferta pueda ser replicada por el resto de competidores".


De hecho, la CNMC ya tiene en estos momentos un expediente sancionador abierto a Canal+ y Telefónica por "obstaculizar la competencia" en la compra de partidos de Champions. 

En septiembre de 2012, el regulador comunicó una "actuación concertada en la adquisición, reventa, y explotación de los derechos audiovisuales de competiciones regulares de fútbol para las temporadas 2012/13 a 2014/15".

No hay comentarios:

Publicar un comentario