13 mayo 2014

Móvil que se roba, móvil que se bloquea

El fenómeno no es nuevo. Hace años que saltaron las alarmas. El smartphone se ha convertido en un objeto de deseo que ha originado él solo el cambio en las curvas de delitos registrados. 

En Estados Unidos, donde según la consultora Lookout en 2013 se robaron 1,6 millones de teléfonos móviles –se dice pronto, pero son 3,5 cada segundo–, la sustracción de smartphones se ha convertido en una de las principales causas de inseguridad ciudadana, y los fiscales generales de Nueva York y San Francisco ya hace tiempo que han unido sus voces para pedir una solución. Parece anecdótico, pero no lo es. 

Y menos en la primera de las ciudades; la mitad de los delitos que se comenten en San Francisco son robos de móviles.

Las cifras en nuestro país tampoco se quedan cojas. Rondamos las 300.000 denuncias anuales por el mismo motivo. 

El robo de un móvil que no esté bien protegido va mucho más allá del valor del propio terminal. Un móvil da acceso a cuentas de correo electrónico, perfiles de redes sociales, claves, datos de empresa... 

Es una auténtica bicoca en manos de quien sepa extraerle el jugo. De ahí que en muchas ocasiones sean objeto de secuestro: se pide rescate por él.


El aumento de robos ha originado el incremento de las medidas de seguridad que incorporan muchos móviles de media y alta gama y tanto Android como iOS tienen sistemas de búsqueda del terminal y de bloqueo remoto. 

En las últimas semanas, la industria (tanto operadores como fabricantes, entre ellos Google, Apple, Microsoft, Samsung, HTC, Huawei, Motorola, ATT, T-Mobile, Verizon...) ha alcanzado un acuerdo para que los móviles que se comercialicen a partir de julio de 2015 en Estados Unidos incluyan un sistema sencillo que permita bloquear y borrar en remoto un móvil que se haya sustraido. 

Impediría el reseteo no autorizado y la reactivación si se recupera. La Smartphone Anti-Theft Voluntary Commitment, a pesar de las promesas, no ha empezado con buen pie. 

Se firmó el pasado 15 de abril y, apenas una semana más tarde, fue rechazada una propuesta del senador demócrata por San Francisco Mark Leno que pedía prácticamente lo mismo para los móviles inteligentes que se comercializaran en California.

No hay comentarios:

Publicar un comentario