12 mayo 2014

Frenando la fuga de clientes gracias a la fusión

El mercado de telecomunicaciones no acostumbra a ser estable. Con más de 30 operadores en competencia, las tarifas y las portabilidades han sido hasta ahora las armas para una guerra comercial que no cesa. 

Pero si en los últimos cinco años han sido los pequeños operadores los que han triunfado sobre los más poderosos con la tarifa del móvil como baza, ahora cambian las tornas. 

La respuesta de Telefónica, Vodafone y Orange, integrando todos sus servicios de fijo y móvil en una única factura, ha frenado la fuga de clientes. 

El ahorro en el gasto del teléfono ya no es patrimonio exclusivo de los pequeños operadores, que sin la posibilidad de integrar más servicios a sus clientes ven mermada su capacidad de competir.

La contraofensiva de las grandes compañías se completa a lo largo de este año con la absorción de rivales. Vodafone dio el primer paso con la compra de la cablera ONO por 7.000 millones de euros. 

Además de contar con una extensa red fija de alta velocidad en las principales capitales españolas, ONO fue el año pasado uno de los operadores que más clientes de móvil arrebató a las grandes compañías. La operación será efectiva el próximo mes de julio pero las consecuencias en el mercado no se han hecho esperar.

Sus competidores saben que, tan pronto como sea posible, Vodafone lanzará ofertas de voz y navegación a alta velocidad para móvil y fijo. 

Telefónica anunció esta semana su plan para migrar todos sus clientes de la red de cobre sobre la que ofrece ADSL a la red de fibra, una infraestructura sobre la que al resto de servicios añade la televisión y su mayor apuesta, los grandes eventos deportivos.

Por su parte, Orange, filial de la francesa France Telecom, es la favorita para absorber Jazztel como una respuesta a esta carrera por ganar tamaño y capacidad de ofrecer servicios empaquetados sobre red fija y móvil. 

El mercado espera una oferta para los próximos meses y así lo refleja la cotización en Bolsa de la operadora presidida por Leopoldo Fernández Pujals.

Pero ambos grupos se han lanzado a realizar una demostración de fuerza comercial para sentarse con mayor autoridad en la mesa de negociación. Jazztel, el operador que más clientes de móvil ganó el año pasado, ha redoblado su oferta a nuevos clientes al regalar para siempre dos líneas móviles a quien contrate una fija. 

"Para siempre", puede leerse, siempre que Jazztel sea independiente, pero Orange ha salido al paso simplificando todas sus tarifas de móvil y modulándolas con servicios adicionales al precio de un euro.

La tendencia es que un mercado muy fragmentado acabe siendo dominado por tres grandes operadores, lo que incluiría también la absorción de Yoigo, que ya estuvo el año pasado en venta aunque no encontró comprador. La realidad es que la tendencia no es exclusiva de España sino de los principales países europeos. Según casas de análisis como Moody’s, más competidores sobre un mercado deflacionario es una amenaza para el valor del propio mercado.


El panorama es todo un desafío para las empresas del sector. El gasto de los hogares españoles en servicios de telecomunicaciones (fija, móvil, internet y televisión de pago) bajó un 9,6% en el tercer trimestre de 2013, en comparación con el mismo periodo de 2012, hasta situarse en 3.059 millones de euros, según datos publicados por el Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones. 

De los cuatro tipos de servicios, sólo el gasto en el acceso a internet aumentó durante este periodo, con un incremento del 12,7%. Por su parte, lo que los hogares destinan a telefonía fija cayó un 18,2%, a móvil un 13,6% y a la televisión de pago un 10%.

No hay comentarios:

Publicar un comentario