07 septiembre 2014

Paulina Rubio ha terminado con Colate al matar

Ni una sola palabra, ni gestos ni miradas apasionadas, ni rastro de los besos que antes me dabas… La relación entre la cantante mexicana y Colate es, a día de hoy, inexistente. Aunque ya desde noviembre del año pasado la pareja hacía vidas independientes, no fue hasta marzo cuando Nicolás confirmó la noticia. Después de cinco años de matrimonio ambos decidían divorciarse: «He hecho todo lo posible por reconducir la situación. 

Y cuando digo todo, es todo. He sacrificado lo que tenía en mi vida por esta relación», afirmó Colate, quien, además, ahora acaba de reconocer que se separó estando muy enamorado de su mujer. Si bien no ha habido terceras personas, todavía a día de hoy los trámites de divorcio mantienen en pie de guerra a la ex pareja, que no se pone de acuerdo ni en la custodia de su hijo, ni en la manutención del pequeño, ni en el reparto de los bienes que tenían en común. La pasada semana, en una vista judicial celebrada en Miami, se llegó al acuerdo de que «a partir de ahora sólo se permitirá a Vallejo-Nágera acceso al menor bajo la presencia de un adulto responsable y competente que cuide de la integridad del menor». Aunque Pau afirma que no es su intención retirar la custodia que comparte con su aún esposo, quiere que se dé la debida protección y cuidado a su hijo.

Aún no recuperados de la resaca de las pasadas Navidades, en enero de 2012 la presentadora y el piloto decidían de mutuo acuerdo poner fin a sus 13 años de matrimonio. Silvia y su marido se conocieron en 1998 en Miami en circunstancias un tanto especiales. La presentadora tuvo que prolongar su estancia en la ciudad estadounidense a causa del huracán Heidi y fue allí donde conoció al que sólo unos meses después (en octubre de 1998), tras un flechazo, se convertiría en su marido. Si bien su historia de amor no ha tenido un final feliz, a día de hoy, tanto Silvia como Eduardo están procurando que su ruptura no afecte a sus tres hijos: Luca, Claudia y Lucía.

Aunque después de tantos años de matrimonio una ruptura siempre es dura, Silvia Jato, conocida por presentar en el pasado Pasapalabra, tuvo la suerte de poder refugiarse en el trabajo ya que su separación coincidió con su vuelta a televisión al frente del programa Metro a metro, de Telemadrid: «Estoy bien, contenta, disfrutando mucho de mi trabajo, porque una persona en paro no se puede sentir realizada. En estos momentos, el trabajo ocupa toda mi vida, junto con mi familia; no me puedo quejar», señalaba entonces la presentadora.

Después de 20 años juntos, quién sabe dónde se fue a parar su amor. Este verano ambos periodistas decían adiós a su supuestamente consolidado matrimonio. Siempre discretos en lo que a su vida personal se refiere, nadie esperaba este desenlace y menos aún que su proceso de divorcio no fuera de mutuo acuerdo. Al parecer, las cuestiones económicas son la causa de las desavenencias en el proceso de separación. Cuando Mari Pau tomó la iniciativa de separarse, Paco envió un requerimiento a todos los medios con los que colabora su mujer para conocer los ingresos de ésta. No obstante, los bienes de Lobatón parece que son bastante superiores a los de su mujer, ya que posee inmuebles en Madrid, Sevilla y Valencia.

Paco Lobatón, de 62 años, y Mari Pau Domínguez, de 49, se casaron en 1991 y tienen una hija en común. La pareja hacía vida separada desde hace años. Mientras ella vive en Madrid, donde compagina su trabajo en los medios con el de novelista, él reside en Sevilla, donde tiene una productora. Paco Lobatón alcanzó una gran popularidad gracias al programa Quién sabe dónde, un espacio que estuvo en antena desde 1992 a 1998 y que trató 2.750 desapariciones, de las cuales fueron resueltas aproximadamente un 70%. Este verano Lobatón regresaba a televisión para abordar los casos de los niños robados en España entre los 60 y los 90.

No hay comentarios:

Publicar un comentario