10 julio 2014

Hazte programador informático

Microsoft tiene una herramienta gratuita para programar "sin código" aplicaciones nativas de Windows 8.1, válidas para sus tabletas y para sus móviles. 

Se llama App Studio (http:// appstudio.windows.com/) y sólo hay que identificarse con una cuenta de Hotmail para empezar a husmear. 

Google lanza, con 50 millones de dólares, la iniciativa Made with code, para animar a que más chicas se dediquen a la programación. Apple ha presentado Swift, un nuevo lenguaje de desarrollo "más sencillo e intuitivo" y capaz de generar apps para iOS y Mac OS X; es decir, para sus móviles, tabletas y PCs…

En la escuela, mejor o peor, se enseñan idiomas pero en casi ningún colegio se da el lenguaje de los ordenadores, la programación. 

Por mucho que se califique como "nativo digital" a cualquiera con menos de 30 años, lo más que dice el término es que, acostumbrados a ver pantallas por todas partes desde siempre, no se cortan para trajinárselas con los dedos ("digital" viene de dedo) o cazar a la primera las intenciones del ratón. 

Pero las lenguas de la máquina, incluso las elementales como html, javascript y css, las hablan y entienden muy poquitos.

El súbito empeño de los gigantes informáticos por bajar el listón y acercar más gente al mundo de la programación ("democratizarlo" dirá algún cursi) tiene que ver con su "guerra de ecosistemas" (es clave tener aplicaciones para todo en los respectivos sistemas operativos), pero es también aviso de un futuro inmediato entregado a las apps propias para cada pequeño dispositivo de la Internet de las Cosas. Va a haber hueco para mucho código.

¿Y es fácil aprender a programar? Cada cual tendrá sus condiciones. Hace unos días asistí a un taller de AppStudio, con un par de evangelistas de Microsoft, Alejandro Campos y Sergio Gallardo, y unos 50 alumnos. 

Y lo cierto es que producir un primer programa, que se puede colgar de inmediato en la tienda Windows, parece tan sencillo que quizás a la mayoría de ellos se les quedase algo pequeño. Se veía que era gente bregada y con recorrido en la programación. 

Pero "lo sencillo es lo mejor", como decía Rubik aquí hace una semana, y los primeros pasos son imprescindibles para iniciar un camino. Hacerse programador certificado para vender apps propias cuesta 19 dólares (unos 15 euros). Para una startup es gratis.


Así que, si de veras se le ocurren ideas, hágase programador. Se le está echando de menos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario