21 marzo 2015

La peseta tenía faldas de acero

Hace algunas semanas, el periódico económico Financial Times publicó un artículo sobre el fracaso de las negociaciones del pacto social y su negativa influencia sobre la peseta. Este comentario corrió como un reguero de pólvora por las salas de contratación y despertó una ligera inquietud en quienes son más proclives a dejarse inquietar. Lo cierto es que no pasó nada, ni se esperaba que pasase nada en aquel momento sino (con mala suerte) en un próximo futuro. Pocas horas más tarde, en su fax de recomendaciones matutinas, la sociedad de valores y bolsa FG decía textualmente: «A nuestro juicio, la peseta se ve más afectada por la evolución del franco francés que por las negociaciones sobre el pacto social». 

El interés por el comportamiento de la peseta está muy vivo, sobre todo después de que los españoles hayamos descubierto que en su desgraciada fluctuación no hizo ningún caso a Solchaga y que, por la misma regla de tres, tampoco se lo va a hacer a Pedro Solbes. Ni con Mercado Unico, ni sin Mercado Unico. Algunos analistas ni siquiera quieren cuestionarse el futuro del Sistema Monetario Europeo, sencillamente -dicen- porque no existe: «Las divisas se mueven en un mercado libre, que está a punto de hacer trizas al SME». Al Gobierno le gustaría controlar esta libertad, pero es un sueño imposible. Entre tanto, el déficit público está a punto de explotar y de que todos salgamos por los aires, lo que nos obliga a volver a estar pendientes de la peseta, lo diga o no lo diga el Financial Times, con más o menos nerviosismo.

Las previsiones más recientes sobre la peseta son las que ha formulado Ignacio Gómez Montejo, jefe de análisis estratégico de FG, para quien nuestra divisa se mantendrá relativamente estable a medio plazo, con una depreciación anual no superior al 22,5% respecto a las monedas del núcleo comunitario. Si esto es verdad, la estrategia para el próximo año parece bastante simple, con operaciones de cobertura cuando nuestra divisa descienda a la parte baja de la banda de fluctuación y reduciendo los controles cuando se acerque a la parte alta. Todo esto sin fuegos artificiales monetaristas. Hoy la peseta viste a la moda.

La peseta viste a la moda; esto es, viste faldas de acero. Pero, cuidado. La sociedad independiente Telemer ha comenzado a elaborar para Bankinter un boletín mensual sobre los mercados de capitales y divisas que el banco distribuye entre sus principales clientes y que usted, lector,podrá solicitar (con toda probabilidad, gratuitamente, tfno:91-807 83 05) en esa entidad. Telemer es una consultora que también se ocupa de desarrollar productos financieros-informáticos. Como consultora, presta consejo directo (contacto personal y vía telefónica) en materia de divisas a empresas/sociedades/instituciones de tipo medio sobre movimientos en los mercados monetarios, oportunidades de seguro de cambio, colocación de excedentes empresariales en otras monedas, financiación en divisas, etcétera. 

Como empresa productora, Telemer elabora el boletín mensual para Bankinter (tiene en fase de aprobación un segundo boletín para otro gran banco; uno de los grandes) y ofrece en pantalla de ordenador un seguimiento a tiempo real del mercado de divisas en el mundo, noticias financieras y recomendaciones diarias de compra y venta. Antonio Yordi, consejero delegado de Telemer, asegura que «lo que nos caracteriza son nuestras recomendaciones prácticas, en las que nos mojamos varias veces al día», y destaca que su servicio pretende ser «el brazo derecho del director financiero y del tesorero» de las empresa, sobre todo para cuestiones de exportación e importación.

Reuter España ha presentado recientemente una red electrónica de contratación, Dealing 2000-2, para los mercados de divisas. Este producto, dirigido fundamentalmente a la banca, permite visualizar los precios y cerrar las operaciones pulsando simplemente dos teclas. Con este tipo de avances, no debe extrañar que sea muy dificil evitar la especulación sobre la peseta, o sobre cualquier otra divisa. De modo que de nada sirve lamentarse de que las cosas sean así, porque lo único que se pierde es tiempo, dinero y oportunidades de negocio. El Dealing 20002 se ha instalado en el BBV, Banesto, Banco Santander, Banco Exterior, Banco Indosuez, Banco Paribas y la CECA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario