17 abril 2012

El niño concebido en una probeta

A las 11.47 del 25 de julio de 1978 vino al mundo Louis Brown en el hospital de Oldham (Reino Unido). Su nacimiento revolucionó el mundo de la ciencia porque aquella bebé de dos kilos y sesenta y un gramos fue concebida en un tubo de ensayo. Desde ese momento, pasó a ser conocida en todo el planeta como la niña probeta. Su existencia fue el resultado de un intenso y complejo trabajo que desarrollaron el ginecólogo Patrick Steptoe y el fisiólogo Robert Edwards. 

La polémica estaba servida. El nacimiento de Louis Brown estuvo muy presente en los medios de comunicación. La madre, Lesley Brown, tuvo que hacer frente no sólo a las pruebas médicas que certificaban la buena salud de su bebé, sino que también tuvo que resistir duras críticas por parte de la prensa. Aunque algunos medios se referían a ella como la superbebé, por lo que de incontestable avance científico suponía, gran parte de la sociedad consideraba que la fecundación in vitro era un auténtico escándalo moral.



¿En qué consiste ? La fecundación in vitro es la técnica más conocida de la reproducción artificial. El proceso se desarrolla en un laboratorio, donde se ponen en contacto uno o más óvulos de la madre con los espermatozoides de un varón, que puede ser o no su pareja. Esta unión forzada da lugar a la fecundación. Así se generan los embriones, que son analizados y examinados para conocer su estado y sus posibilidades de supervivencia. Si todo está correcto, los embriones se insertan en el útero de la mujer, donde continuará una gestación que culminará tras nueve meses de embarazo. 

Una vida normal y ordenada. Louis Brown no se enteró de su extraorindario nacimiento hasta los cuatro años, momento en el que sus padres le contaron cómo había ocurrido. Su hermana Natalie también nació del mismo modo. A la primera niña probeta del mundo, conocer el origen de su nacimiento parece no haberle afectado en su vida, que aparentemente ha sido normal y ordenada. En el 2004 se casó con Wilsey Mulinder y dos años después sería madre de Cameron, su primer hijo, concebido de forma natural y sin ningún tipo de problema. 

Un antes y un después. Tres décadas después del nacimiento de Louis Brown, unos cuatro millones de niños han nacido por el mismo método. Lo que en un primer momento fue una revolución a todos los niveles, ahora es una práctica normal de fecundación. 

El primer caso español, también niña. Victoria Anna Sánchez tiene 28 años y fue la primera niña española nacida por fecundación in vitro. Nació el 12 de julio de 1984 en el Instituto Universitario Dexeus de Barcelona, seis años después que Louis Brown. Su nacimiento se produjo gracias a la labor del doctor Pedro Berri, ginecólogo, y de la doctora Anna Vega, bióloga. Victoria Anna ha llevado una vida normal y anónima. Se sabe que es licenciada en Publicidad y Relaciones Públicas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario