02 julio 2014

Código promocional FNAC

Este retrato colectivo de Sevilla se puede ver hasta el 31 de octubre en el fórum de Fnac en Sevilla dentro de un gran proyecto que recorrerá Madrid, Barcelona, Zaragoza, Valencia, La Coruña, Bilbao, Marbella o Málaga hasta el verano de 2015.

Proyectos y lecturas online las tiene siempre esta gran tienda con sus cupones descuento de Fnac, con los que podrás conseguir un ahorro en tus pedidos.

Mezclar el ojo bressoniano con la tradición pictórica clásica. Detenerse y jugar con el tiempo, hacer que las atmósferas recorran una fotografía, que suenen relojes invisibles en el alma de las imágenes. El fotógrafo sevillano Atín Aya (1955-2007) desapareció demasiado pronto, aún le quedaban por inmortalizar muchos álbumenes, adentrarse en el secreto de las miradas y los paisajes.

Ahora es posible detenerse ante sus particularísimas imágenes, las de su última serie: Paisanos. Una colección de fotografías realizadas a sevillanos anónimos, un delicado y profundo homenaje a su ciudad a través del paisaje humano de sus habitantes.

La exposición, cuyo comisario es Diego Carrasco, está compuesta por veinticinco fotografías de la serie Paisanos que sigue el mismo espíritu de otras colecciones como Sevillanos, Marismas del Guadalquivir o Imágenes de la Maestranza.

Esta muestra coincide con la publicación de un volumen de PhotoBolsillo, editado por La Fábrica, en el que se incluyen cincuenta y siete fotografías en blanco y negro sus trabajos más representativos.

Su hija, María Aya, es la autora del prólogo en el que desvela las características de estilo de la obra de Atín Aya: "Uno de sus grandes aciertos es la gestión del tiempo; su fotografía está llena de pausas a la hora de mirar y a la hora de disparar, y eso le permitió producir y crear desde la honestidad. Su trabajo de creación, el más personal, no es fruto de prisas, ni estaba sometido a plazos de entregas".

Atín Aya se curtió en el fotoperiodismo, de ahí la impronta cercana y cotidiana de sus instantáneas siempre de gran factura técnica y sin artificios.

Sin embargo, en sus fotografías siempre latía un argumento, historias interiores que circulaban en el aire de cada fotografía. Lo que diferencia la mirada del gran fotógrafo, ese que trasciende la realidad para convertirla en arte e inmortalidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario